Mar de castañas PDF Imprimir E-Mail

RL en Casillas (Ávila).

Porqué lo hice  Cómo fue
El otoño es la mejor época del año. Ambiente fresco. Lluvia que purifica el ambiente. Y por encima de todo, naturaleza colorida como en ningún otro momento.
En los días que no llueve, es muy tiene un encanto especial abrigarse e ir a recrear la vista con el paisaje.

Qué aprendí

En estos momentos en que la Tecnología avanza  cada segundo, las castañas se siguen recogiendo en cubos y bolsas de plástico a base de doblar tu cuerpo.
Los equipos de recogida están organizados perfectamente, cada uno tiene su función.

Año tras año han ido perfeccionando su técnica, llegando a funcionar como la más moderna cadena de producción

Cuándo
1 de noviembre de cualquier año

Dónde Casillas (Avila)

Quién En soledad, en pareja, en grupo.

 

Cuando pensamos en Viajes, a veces la mente va muy lejos y nos pasamos de largo lo que tenemos alrededor.
Para mí, que vivo en Madrid, cuando miro el mapa, la vista se me va a los extremos de la Península.
Hace unos años tuve una experiencia excepcional, aquí, en las cercanías de Madrid.
Cerca de San Martín de Valdeiglesias, se encuentra el pueblo de Casillas.

A la salida del pueblo hay un castañar de miles de castaños. Eso no es un bosque. Es un boscón.
Comienzas a caminar y puedes perderte fácilmente rodeado de castaños. La mezcla de colores que pasan del verde al amarillo, fusionándose con todas las gamas de marrones es impresionante.
La zona está seccionada en fincas, separadas por vallas artesanales de piedras, que dejan caminos por los que antaño irían animales cargados y ahora pasan caminantes.

A primeros de noviembre es la época de la recogida de la castaña.
La espesa alfombra formada por las hojas de los castaños, se ve incrementada por las miles y miles de castañas que van cayendo. Es una especie de lluvia castañar. Según caminas, vas oyendo “plof” , “plof”, ... y allí están en el suelo, esos frutos exuberantes, tersos, explosivos, marrones, brillantes, ... apetecibles.

A tu alrededor, grupos de personas, en cada finca recogen afanosamente las castañas del suelo. Parece que no conocen el lumbago.
La tradición y el negocio les hace inclinarse una y otra vez para recoger ese fruto que, unos días al año dirige sus vidas.
Si continúas la subida llegas al puerto de Casillas por encima de 1.400 metros, por el que en esta época pasan las bandadas migratorias de torcaces y a mucha más altura los buitres negros.

castañar
< Anterior   Siguiente >
Menú principal
Inicio
Buscar
(C) 2017 Dónde está mi equipo
Joomla! is Free Software released under the GNU/GPL License.